¡YA DISPONIBLE!

Capón de Navidad- (Criado en libertad)


64,00 €
Impuestos incluidos

Capón de los Monegros criado al aire libre durante 150 días.

Criado y cebado de forma  totalmente artesanal.

El producto final es un capón con un sabor y textura únicos potenciado por esas betas de grasa infiltrada que le aporta un sabor inconfundible a la carne.

Especifique en las notas del pedido si lo quiere partido o preparado de algún modo.

En caso de no hacer ninguna indicación, la pieza se servirá entera, sin cortes ni preparación.

Peso aproximado 3,7Kg

Personalización del producto

No olvide guardar su personalización para poder añadirla al carrito
  • 250 caracteres como máximo
Cantidad

ENTREGA EN 24 / 48h - Más info

Comunidad de Madrid: ¡Pide hoy antes de las 19:00h, recibe mañana! Reparto de Lunes a Sábado
Resto península: 48h. Reparto de Martes a Viernes.

ENVÍO EN TRANSPORTE REFRIGERADO

Todos nuestros pedidos son repartidos en vehículos refrigerados (2-8º C).

GARANTÍA DE CALIDAD SERTINA

Nuestros procesos de selección de productos, preparación y embalaje están garantizados.

ATENCIÓN AL CLIENTE

Ante cualquier duda, llámanos.
Tel: 917 545 329
Lunes a Viernes (08:00 a 17:00h)
En Sertina te atienden personas especializadas que te guiarán en el proceso de compra.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el capón?

Un capón es un pollo que se castra quirúrgicamente cuando pesa alrededor de un kilo y medio, normalmente entre los 50-80 días desde su nacimiento.  A partir de ese momento su razón de existir es la de comer, dormir y engordar.

Con su castración se consigue que las grasas que van acumulando se infiltren en la musculatura, con lo que se obtiene una carne mucho más tierna y sabrosa. Incluso en aquellas zonas, como las pechugas, en donde se acumula mucha carne, el entreverado de la grasa las hace muy melosas.

Diferencias entre el capón y la pularda

El equivalente a la pularda en el ejemplar macho es el capón, el cual es castrado y se cría durante seis meses llegando a alcanzar un peso de entre 4 y 5 kg, por lo que es más pesado que la pularda. Su carne  es más tierna, tiene más grasas infiltrada y por consiguiente más sabor. Al igual que la pularda, su carne es apreciada por su sabor, su ternura y su aroma, algo que lo convierte en otra de las carnes típicas de navidad.

Productos relacionados